Biomasa en vivienda, ¿es rentable?

La biomasa cómo alternativa

El objeto de la presente publicación no es otro que mostrar las posibles bondades de la biomasa respecto a otras instalaciones térmicas convencionales en viviendas unifamiliares. Para esto, se mostrará cómo ejemplo el de una instalación ejecutada recientemente.

Se intentará al final de esta entrada contestar si merece o no la pena instalar este tipo de calderas en viviendas, ya que la alternativa a las instalaciones convencionales mediante biomasa está ahí, pues cada vez son más las instalaciones que corroboran esta sí es una opción real, así cómo mayor es el mercado de fabricantes o distribuidores, manteniendo al entorno de la biomasa en un crecimiento y evolución continuos.

Solución propuesta en la vivienda

En la vivienda unifamiliar del estudio, de 218 m2 de superficie y donde residen 4 personas, se encontraba instalada una caldera de gasóleo de 37.2 kW de potencia junto con un depósito de acumulación de 200 litros para satisfacer las necesidades de ACS y calefacción (por suelo radiante) de la misma.

Ante esta situación inicial, se propone cómo mejora la sustitución de esta caldera por una nueva de biomasa, alimentada por pellets de 25,3 kW. En concreto, el modelo escogido es una caldera “Domusa Bioclass 25”, en su web, podéis consultar más información sobre el modelo: Domusa Bioclass

¿Por qué biomasa?

Se justifica la elección de la biomasa por ser considerablemente más económica, además, de tener un precio más constante respecto a los combustibles fósiles, con una tendencia ascendente e inestable en cuanto al precio. A continuación, se presentan datos de esta evolución de precios (presentados por el coste de cada kWh producido) de distintos combustibles.

Evolución del precio de los combustibles
Evolución del precio de los combustibles

Otro aspecto a favor de la biomasa es su neutralidad de emisiones de CO2 al medioambiente, al contrario que los combustibles fósiles, además de ser más seguro de almacenar, al no ser ni volátil, ni perjudicial a la salud.

Un incentivo añadido son las subvenciones actuales ofertadas desde las distintas administraciones para promover la biomasa, en el caso de estudio presente, por ejemplo, se obtendrá una subvención del INEGA (Instituto energético de Galicia).

Evaluación económica

Vale, todo esto está muy bien, ¿pero cuánto se ahorra realmente con la biomasa? Porqué su instalación conlleva un  desembolso económico e igual ese ahorro no es suficiente para amortizarlo.

Es entonces, momento de hacer números y comparar una y otra instalación:

La demanda energética de la vivienda para calefacción, y ACS, resulta de los 24.500 kWh.  Tomando del “Informe de precios energéticos” realizado por el IDAE los siguientes datos:

Concepto

Gasóleo C Biomasa

PCI

8550 kcal/litro

4310 kcal/kg

Precio combustible 0,879  €/litro

0,226 €/kg

Se procede con estos valores del combustible y de la instalación, a obtener valores económicos:

Concepto Gasóleo C Biomasa
Demanda anual

24500

kWh

24500

kWh
Rendimiento instalación

0,85

%

0,85

%
Producción

28823,53

kWh

28823,53

kWh

PCI combustible

8550

kcal/L

4310

kcal/kg
Consumo anual

2898,69

L

5750,30

kg
Precio combustible

0,879

€/L

0,226

€/Kg
Importe anual

2547,95

1299,57

Resultando finalmente, un ahorro anual de 1.248,38 €, que en términos de porcentaje se traduce en una reducción del consumo del 49%.

Gastos anuales de cada uno de los combustibles
Gastos anuales de cada uno de los combustibles

Una vez conocido este ahorro anual, se procede a calcular tanto el ahorro potencial durante el total de años de vida de la instalación, cómo la amortización de la instalación, esto es, con el nuevo ahorro que estamos obteniendo con la biomasa respecto al gasóleo, cuanto se tardaría en paliar el importe económico de la ejecución total de la nueva instalación.

Esta instalación, ha supuesto en presupuesto un total de 7.820 €, sin embargo, dado la subvención anteriormente tramitada por el INEGA del 70%, al cliente tan sólo le ha supuesto un importe de 2.346 €.

Este presupuesto incluiría tanto caldera,  cómo depósito de carga, cenicero compresor, depósito de inercia, chimenea y gastos de montaje e instalación del conjunto de la sala de calderas.

Ahorro anual: 1.248,30 €
Años de vida: 20
Ahorro acumulado: 24.966,00 €
Inversión: Sin subvención Subvención (70%)
7.820 € 2.346 €
Ahorro total: 17.146 € 22.620 €
Amortización: 6 años y 4 meses 1 año y 10 meses

En un cálculo rápido y sencillo, sin contar otros aspectos cómo la variación de los precios de combustible, gastos de mantenimiento, etc. Se obtiene que en caso de realizar la instalación sin subvención, se amortiza en 6 años y 4 meses, obteniendo a partir de entonces un ahorro de más de 17 mil euros en los años de vida estimados para la instalación.

Si estos datos ya de por sí son buenos, considerando la subvención recibida, la situación consigue mejorar sustancialmente, amortizándose en 1 año y 10 meses, y en años posteriores hasta el fin de su vida útil, la biomasa habrá proporcionado unos ahorros de casi 3 mil euros respecto a la instalación de gasóleo antigua.

Amortización con y sin subvención de la instalación

En conclusión

Si recordáis, al principio de esta entrada formulábamos una pregunta, ¿merece o no la pena instalar este tipo de calderas en viviendas?

Nosotros decimos: .  Apostamos por la instalación de calderas de biomasa en las viviendas unifamiliares. Un mercado en el que cada vez se centran más los fabricantes, cómo por ejemplo la firma austriaca Hargassner, que recientemente presentó una caldera compacta destinada a este mercado, la Nano-PK, del tamaño de un electrodoméstico.

Por lo que no sólo nosotros, sino que cada vez más gente se suma a un sector que no deja de crecer y que abre un nuevo mercado energético.

Anuncios

Iluminación LED: fuente de ahorro en PYMES (caso práctico)

En primer lugar, ¿qué es un LED?

Un LED, básicamente, trata de un diodo que produce luz al ser atravesada por una corriente eléctrica, actualmente, las lámparas que usan este tipo de tecnología están en un proceso de rápida evolución que ya las ha convertido en una alternativa mucho más eficiente que los sistemas de luminarias convencionales.

La principal ventaja de la tecnología LED respecto a las convencionales, es que al contrario que estas, apenas una pequeña parte de la energía eléctrica consumida se desperdicia en forma de calor, restando mucha más para ofrecer la iluminación necesaria. Esto les permite obtener unos rendimientos que las colocan cómo muy competitivas en el aspecto técnico, y económicamente proporcionan un ahorro de entre el 60% y el 80%.

Entonces, ¿podemos afirmar que la tecnología LED es energéticamente eficiente?

Pues sí, si la capacidad de iluminación de una luminaria se mide en lúmenes, aquellas luminarias de tecnología LED necesitan de menos potencia para generar esta cantidad de lúmenes; por lo tanto, con un menor consumo, se puede obtener un mismo nivel de luminosidad.

Ahora que sabemos esto, apliquemos la teoría a la práctica:

En este caso, lo que se pretende es demostrar las ventajas de la renovación de luminarias e instalación de tecnología LED en PYMES,  tomando como ejemplo una de las múltiples actuaciones en el sector:

Situación inicial:

El objeto de estudio en este caso es un concesionario de coches, dónde existe una instalación de 75 luminarias downlight con lámpara HQI de 70W, suponiendo esta iluminación una de las principales fuentes de consumo eléctrico del lugar.

Disposición de luminarias en el local
Disposición de luminarias en el local

Para reducir este consumo, se opta por instalar tecnología LED, sustituyendo las anteriores por otras 75 luminarias downlight con LED Samsung de 30W.

Esta simple sustitución, supone una reducción de potencia de 3kW. Teniendo en cuenta las horas de funcionamiento del concesionario (unas 3000 horas anuales), el ahorro energético en un año es de 9000 kWh, casi un 60% respecto al anterior. Teniendo en cuenta los costes eléctricos de la tarifa contratada, se asciende a un ahorro de 1.269€ anuales.

Instalación Potencia (kW) Energía anual (kWh) Importe anual (€)
Original 5,25 15750 2.220,75 €
LED 2,25 6750 951,75 €
Ahorro 3,00 9000 1.269,00 €
Ahorro anual tras implantar tecnología LED
Ahorro anual tras implantar tecnología LED

Se ha de tener en cuenta además en cuanto ahorro, que la vida útil de los LEDs es mayor y por lo tanto, también existe un ahorro en el mantenimiento.

¿Y cuándo amortizaría la inversión?

A la hora de realizar la inversión de sustitución del alumbrado, hay que realizar una inversión, y el objetivo del cliente en este caso no es otro que recuperar la inversión lo antes posible. Por lo tanto, se ha de cuantificar el ahorro respecto a la inversión inicial para encontrar un punto de inflexión, en el cual, se amortizaría la instalación y se comenzaría a ahorrar dinero.

Si la vida útil del LED está en torno de 50.000 horas, y las horas de funcionamiento del local se estiman en las 3.000; la instalación de LED será de algo más de 16 años y medio.

En este tiempo, con las diferencias de consumo entre un sistema y otro, se estaría ahorrando un total de 21.000 € en el total del ciclo de vida de la nueva instalación.

Este ahorro nos abre un amplio margen de beneficios o ahorro a pesar de tener que realizar una inversión inicial, en este caso, la inversión realizada para el montante total de la compra de luminarias cómo su total instalación supuso un total de casi 5 mil €.

Con estos valores de inversión, se ahorrarían más de 16.000€ en los 16 años y medio de vida de la instalación.

¿Y si existe subvención?

Si es así, lógicamente la inversión es menor, los plazos se acortan, y el interés crece por parte del cliente. En este caso particular, se tramita para el cliente una subvención existente en el INEGA (“Instituto energético de Galicia”) por la cual, el 30% de la inversión a realizar por el cliente es aportado por las administraciones; esto abre un nuevo escenario económico, en el que los ahorros son mayores (casi 18 mil € en el total del ciclo de vida) y el plazo de amortización desciende en este caso hasta poco más de 2 años y medio.

Ahorro anual: 1.269,00 €
Años de vida del LED: 16,67
Ahorro total: 21.154,23 €
Inversión: Sin subvención Con subvención (30%)
4.985,00 € 3.489,50 €
Beneficio: 16.169,23 € 17.664,73 €
Amortización: 3,9 años 2,7 años

En conclusión:

Se puede decir, y los datos así lo afirman, que en pequeñas y medianas empresas, aquellos gastos energéticos se pueden reducir drásticamente con la sustitución de iluminación convencional por la nueva tecnología LED.

A pesar de tener que realizar una inversión inicial, esta se verá amortizada en un periodo reducido, y el ahorro se hará patente poco tiempo después de la haber realizado la instalación